Alice was beginning to get very tired of sitting by her sister on the bank, and of having nothing to do...

lunes, 16 de junio de 2008

Luna, lunática...


Sí, soy una lunática...
La luna me inquieta, me altera, me atormenta y más cuando no sé como está, por dónde va...
También me obsesiona, me inspira, me motiva, me enamora...
La Luna todo

Y lleva una cuantas noches que me atrapa, y me convierte en una insomne infinita...

7 comentarios:

Vivian dijo...

Ay Ada, me has hecho sonreír con eso de “cuando no sé cómo esta”, es que yo nunca supe. Creo que la luna tiene ese misterio que atrapa, como has dicho, y que en el fondo la vemos según nuestro estado de ánimo. Cuando ando reloca, me parece lúgubre y ahí me entra el insomnio, o una tristeza que no logro aplacar. Cuando ando alegre, o estúpidamente enamorada (esto hace tiempo que no me ocurre) la veo preciosa, me pongo cursi y la disfruto. En fin, somos nosotras...la luna al final es la misma. (Creo, no me hagas mucho caso)
Besos.

Ada.. dijo...

si la luna mueve los mares y los océanos...
creo que tenemos una sensibilidad acallada hacia los elementos de la naturaleza, como parte de ella que somos...
aunque nunca me puse a buscar una base científica para esto!
:D
un beso!

Elee de Lioncourt dijo...

Dejate caer por elepeke.blogspot.com

Estas en favoritos! un besoo!

Ada.. dijo...

Gracias Elee y bienvenida! me encanta que una vampiresa se deje caer por Wonderlands y explore mis desvaríos lunáticos, se feliz!

Anónimo dijo...

la luna tiene un resplandor gigantesco y ilumina el cielo con un azul hermoso pero alaves ese arcoiris y ese extraño rojo ke se nota cuando pasan las nuves es tan misteriosa y a la vez me encanta verla de frente..........

Erickkkkkkkkk dijo...

Hola ada no te conozco y nunca te conocere, pero al igual q todos los q dejaron sus comentarios yo tmb tengo un gusto por la luna; esa luna indescriptible cuando te roza el alma y te mueve como tu ya lo mencionaste a los mares y oceanos.
A mi me encanta la luna y q chingon q me encontrara tu blogg.
Adios y hasta la muerteeeee!!!

Rodrigo E. dijo...

Lo genial de la luna es que sabe jugar. A veces se esconde, a veces sonríe, se te muestra cada día diferente y sólo al verla te cambia el humor. Yo soy de los que entristecen cuando no hay luna, de hecho una de las obras de teatro que he escrito se llama cenizas bajo la luna, y está dedicada a esos amores lunáticos.

Fue grato toparte por accidente.
Que Dionisos te cuide.