Alice was beginning to get very tired of sitting by her sister on the bank, and of having nothing to do...

viernes, 18 de julio de 2008

María vestida de azul

Aunque la hora de llegada estaba programada para unos minutos antes, cuando llegó a la estación su semblante se relajó, los taxis en la puerta y los coches, toda esa gente en una aparente espera por los alrededores de la pequeña estación eran el indicio de un notable retraso. Se dirigió al punto de información y cuando regresó mirando el reloj del hall, se volvió hacia la puerta. Caminaba nerviosa, las estaciones de tren a todos traen recuerdos y envuelven en nostalgia. Observaba pausada y parecía recrease en los rincones de su memoria. De pronto se giró y camino hacia las vías.
Un tren llegaba y ella avanzó por el andén de la vía 2. Miraba por las ventanas del tren, buscaba con la mirada unos niños más altos que la última vez. Cruzó la mirada con un chaval. "Ahí dentro parece hacer calor" pensó y siguió caminando. A su lado se abrió la puerta de un vagón y un hombre bajó, posó un beso dulce y cotidiano en los labios de la mujer que esperaba y con una sincronización perfecta se cogieron de la mano y se fueron. La gente bajaba con sus maletas y la evolvían en una corriente humana. Avanzaba en dirección contraria y un poco más al fondo habían bajado un hombre con una gran mochila y una mujer acompañados de un chaval y una niña con dos coletas. Cuatro maletas y una muñeca.
Una sonrisa batió en su cara una caricia como una crisálida al batir sus alas y se elevó en la visión del grupo. Se paró y siguió avanzando a paso más ligero. La pequeña con su falda azul y una rebeca blaca anudada a la cintura se volvió y en su cara redonda de porcelana se posó la mariposa. La niña soltó su maleta y corrió con los brazos abiertos hacia ella, sobre sus bailarinas verdes iluminándo la estación con el brillo de unos ojos que enmudecían la luz del atardecer. Se abalanzó sobre ella en una abrazo inmenso y la envolvió de magia. Me tocó desde donde yo miraba.

8 comentarios:

Lucas.- dijo...

Holas. Hermoso relato...

Soy un perfeccionista.. jaja..

Buscate la frase "llegó a lla estación".. nada... una doble ll...

Beso.

Ada.. dijo...

RE-'huolas Lucas! pecamos de lo mismo! además yo soy una "tecleadora" penosa, y se me ecapan... gracias!!
Me alegro de que te gustara!
te dejo un beso!

Vivian dijo...

Hola Ada
Regresé de los montes verdes y he venido a visitarte (para que no pienses que te libraste jajaja)
Este relato es hermoso, muy a tu estilo dulce. Me encantó el final, y como dices tú…¡Me tocó!
Acá no hay mucho para acotar, ni para hacer payasadas jiji, sólo decirte que es lindo.
Besos y buen fin de semana.

Vivian dijo...

Ah, se me olvidó decirte que te quedes tranquila, alimenté a Caracol. Por cierto, creo que ese atún enlatado no le está gustando mucho…¡Cámbiaselo por galleticas Oreos!

Luis dijo...

Gran cuento, Ada. Me encanta esa última frase: "Me tocó desde donde yo miraba". Siento haber tardado tanto en dejarme caer por aquí, pero a veces el Mundo Real te tiene muy atado...
Besos

zorgin dijo...

dulce e inocente.
imagino su cara :)

Santiago Paz dijo...

Creo que la historia me la sabía.

Beijos, querida.


atte:
Paz

Ada.. dijo...

Vivian, encantada de no librarme! me encanta que te tocara este relato, y parecerte dulce... y que pases por aquí... pero las oreooos son para mi solita! ja! y no pienso dejarlas a la vista para que te las lleves!!
:P

Luis, el Mundo Real es lo que tiene Luis, lo bueno es que "nos toca" a ratos, no? Es un placer que te dejes caer por aquí!
Te dejo un beso para cuando vuelvas!

Zorgin, gracias y bienvenido a mi madriguera!
Saludos!

Santiago Paz, bienbvenido a Wonderlands!
Bisines!